722 461 178 info@actiumsalud.com

SI tu objetivo es perder esos “kilitos” de más, estar más sano, este artículo te interesa.

¿Qué está ocurriendo en las sociedades más occidentales para padecer este problema de salud pública denominada obesidad?

Pues vamos a intentar explicártelo de una manera lo más científica y práctica que podamos.

Genéticamente somos seres biológicamente que respondemos muy eficientemente a días de “bonanza” alternado con días de “sequía” o lo que se denomina somos un interruptor metabólico.

Esta simple explicación junto a la vida tan sedentario que llevamos hoy en día explica un % muy elevado de las enfermedades que nos asolan en los países más industrializados.

Por entrar en detalle, el problema es que esa “sequía” en la obtención y abastecimiento de alimentos nunca llega, y con ello nuestro cuerpo no pone en funcionamiento adaptaciones a esa falta de alimento que tanto nos ha ayudado y favorecido en épocas pasadas.

Tenemos una amplia y continua disponibilidad de alimentos en nuestro día a día, vivimos en un entorno “obesogénico”, o lo que es lo mismo, nos predispone a ser seres obesos. Y es que quizás a la industria alimentaria y otras industrias como la farmacéutica les interese que seamos seres enfermos, agarrados al consumo diario de pastillas y más pastillas las cuales “alimentan” de millones de euros sus cuentas.

Si ya te has cansado de pertenecer a ese grupo de personas con una mala calidad de vida, bajas sensaciones de energía, con ciertos dolores o patologías las cuales limitan tu día a día y te hacen sentir que “vives” en un cuerpo el cual te gusta poco, ¡sigue leyendo!

Te voy a contar de manera resumida cuales son las intervenciones en tu vida que te llevarán a mejorar todo ese estado de inflamación, dolencias y falta de energía que te asolan:

  • Ejercicio Físico: Tienes que moverte, somos seres biológicamente diseñados para el movimiento diario. Debes de aumentar tu NEAT (tu factor de actividad) para con ello poder mantener un metabolismo más activo y con ello poder permitirte comer un poquito más. Es más que conocido los beneficios de una práctica diaria de ejercicio físico a diario.
  • Nutrición: Aliméntate de manera correcta. Porque no debes/ puedes tratar a tu cuerpo como un auténtico “basurero”, por lo que no eches alimentos de baja y/o nulo aporte de nutrientes esenciales. Aumenta el consumo de verduras y fruta, como base de tu pirámide alimentaria.  Con un adecuado aporte de proteínas de alto valor biológico (alimentos que en combinación aporten todo el aminograma), grasas insaturadas (aceite de oliva, pescados azules, frutos secos, aguacates, semillas de chía, ect…) y un consumo de hidratos de carbono adecuado (legumbres, frutas, harinas integrales, etc…).  Hidrate de manera eficiente, si tienes sed, el agua siempre será la mejor opción aunque también puedes combinar el consumo de infusiones y agua con limón. Y no se te olvide que si consumes muchas verduras y fruta estás realizando un aporte extra muy valioso de agua a tu cuerpo. Come con una frecuencia de 3 comidas al día, deja que tu cuerpo se adapta a la falta de alimento de 8-10 horas sin comer nada. Porque pasar un poco de hambre te hace más fuerte, que no se te olvide.
  • Descansa: Disminuye al máximo el estrés de tu día a día ya que si sufres de estrés crónico inhibirás y/o provocarás que tu cuerpo almacene más grasa y pierda masa muscular, todo un desastre para tu metabolismo, no sólo para tu imagen corporal o estética.

Comienza por pequeños cambios y conseguir una adecuada adherencia tanto a una adecuada alimentación como a la práctica habitual de ejercicio físico.

Porque si tu excusa la del tiempo, llegará un momento en tu vida que tu salud hará que priorices por ella dejando de lado el resto de cosas de tu día a día.

¡Jamás se te olvide que sólo tienes un cuerpo donde vivir y que te tiene que durar muchos, muchos años. Así que está en tu mano cómo conseguir llegar a morir joven lo más tarde posible amigo!